fbpx

10 Formas de limpiar tu casa con un Limón

 

10 FORMAS DE LIMPIAR TU CASA CON UN LIMÓN + 1 TIP DIVERTIDO.

Por Irene Colmenares

Naturópata y colaboradora de IEN

Tener un hogar limpio utilizando productos naturales es tremendamente sencillo, empieza por no olvidarte de comprar limones cuando vayas a la frutería.

¿Y por qué limones? El alto contenido en ácido cítrico y su bajo pH (entre 2 y 2,4) hace que sea un potente antibacteriano. Además todos los cítricos con cáscara gruesa poseen en ella propiedades desengrasantes, y el limón no iba a ser menos.

Hoy te cuento 10 formas de limpiar y desinfectar el hogar en las que esta fruta es el ingrediente estrella.

  1. Desinfectar la tabla de cortar.

Después de usarla y sobre todo si has manipulando carne o pescado, es bueno frotar toda la superficie con medio limón. También se puede añadir un puñado de sal gruesa para potenciar el efecto limpiador y desinfectante. Además, la sal ayuda a retirar y arrastrar toda la suciedad de la superficie porosa de la madera. Se deja secar al sol y listo.

 

  1. Vinagre de cítricos.

Es bien conocido el efecto limpiador, desinfectante y suavizante del vinagre, pero no siempre resulta agradable su olor y eso suele ser un contratiempo a la hora de integrarlo en los productos de limpieza elaborados en casa. Para ello puedes macerar cáscaras de cítricos (limón, naranja y pomelo son lo más desengrasantes) durante un mes en un tarro cubiertos de vinagre (blanco, de manzana, de sidra o de limpieza). De este modo se camufla un poco el olor del vinagre y el resultado es un líquido multiusos mucho más potente y listo para suavizar ropa o limpiar cristales.

 

  1. Potenciar el efecto del friegasuelos.

Si añadimos unas gotas de aceite esencial de limón o un buen chorro de su zumo en el cubo de la fregona, potenciamos el efecto bactericida del detergente y de paso ayudamos a evitar plagas de hormigas u otros pequeños insectos en casa.

 

  1. Limpiar el hervidor de agua.

Añadir cáscaras de limón al agua y hervir. Cuando la mezcla esté fría se podrá ver el efecto limpiador. ¡Reluciente! Y ayuda también en casos de cal incrustada.

 

  1. Desengrasante de cítricos.

Esta es una manera estupenda de reutilizar las pieles de los cítricos. Se trata del mismo proceso para el vinagre de cítricos, pero en este caso es solo con agua. En un bote bien grande ir acumulando las pieles de los limones, naranjas, pomelos, mandarinas o limas y cubrir con agua. Dejar fermentar durante un mes, (debemos ver como se forman burbujitas en la mezcla), y el resultado será un líquido con un potente efecto limpiador, desinfectante y desengrasante que se puede añadir a cualquier elaboración casera: lavavajillas a mano, friegasuelos, limpiacristales…

 

  1. Eliminar malos olores.

Poner medio limón en la nevera ayuda a absorber los malos olores generados por la comida. También  hervir la cáscara en un cazo durante unos minutos purifica el aire y deja un agradable olor a limpio en el hogar.

 

  1. Ayuda en la limpieza del lavavajillas.

Se puede utilizar la cáscara de medio limón directamente en una de las bandejas del lavavajillas para ayudar a desengrasar los platos, la máquina y de paso dejar un agradable olor a limpio.

 

  1. Dar brillo a grifería y metales.

Frotando con un trapo mojado en zumo de limón podemos limpiar los grifos o incluso la cal de las cazuelas. Si le añadimos un poco de sal para potenciar el efecto de pulido, ayuda a dejar brillantes materiales como el acero inoxidable o el cromo.

 

  1. Blanquear prendas.

Después de mojar toda la prenda frotar la zona que queremos limpiar con sal y limón y poner al sol hasta que seque.

 

  1. Limpiar azulejos.

Para las zonas negras que se suelen generar en las juntas de azulejos se puede hacer una mezcla de limón y agua y aplicar por toda la superficie. Lo mejor es dejarlo actuar durante unos 10 minutos y luego frotar nuevamente con la mezcla de agua y limón hasta retirar toda la suciedad.

 

  1. Desodorante.

Este es un extra que me parece maravilloso a la vez que práctico, barato y de lo más saludable. Usar medio limón como desodorante, si, sí, medio limón directamente sobre la piel (cuidado con no tener heriditas en la zona). Ayuda a eliminar las bacterias que causan el mal olor y deja una sensación de fresquito estupenda. Se puede guardar en la nevera y utilizar varias veces la misma mitad. ¿Te atreves a probarlo?

 

5/5 (1 Review)
No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Abrir chat