fbpx

Beneficios de la sauna

LA SAUNA. EL MEJOR REGALO PARA NUESTRO RIÑÓN

Hablar de sudar es hablar de eliminar toxinas y todo lo que podamos eliminar por el sudor es trabajo que no tendrá que hacer el riñón. Precisamente es en estas fechas de frío cuando mayores excesos en comidas y bebidas se producen. Cuanto menos sudamos más apetencia tenemos por estos centros como balnearios y spa. En este artículo voy a comentar un poco sobre el origen y beneficios de la sauna.

La sauna seca es de origen finlandés (2 millones de saunas para 5,2 millones de habitantes) y es una práctica muy habitual en Escandinavia, donde la temperatura en el interior llega a 70-100 °C y la desnudez es natural y casi obligatoria.

Los motivos higiénicos están presentes en los orígenes de la sauna. En todos los documentos tanto escritos como orales se hace referencia exclusiva a la misma. El concepto de higiene de sauna se relaciona con la eficacia de la sauna en conseguir una higiene de la piel muy eficiente y prácticamente sin jabón. La transpiración muy profunda que se produce, hace que se abran todos los poros y que se elimine el sebo, las toxinas y las bacterias.

Propiedades y ventajas de la sauna

Para lograr sus mayores beneficiosos hay que tener una serie de consideraciones que detallo a continuación.

Antes de tomar la sauna:

  • No conviene realizar una sauna con los pies fríos. Dificulta sudar.
  • Tomar la sauna entre 2 y 4 horas después de una comida.
  • No es aconsejable entrar a la sauna después de realizar esfuerzos físicos, como la práctica de algún deporte, facilitando, de esta forma, la reacción del cuerpo al calor.
  • Es conveniente que la sangre tenga contenido de glucosa.
  • Hay dos formas diferentes de entrar en la sauna, una con la piel mojada y otra con la piel seca. Ambas son válidas y constituyen dos escuelas diferentes. Los que defienden que es mejor entrar con la piel seca dicen que la piel mojada retiene el sudor, lo cual es contraproducente, pudiendo llegar a irritarla y provocar algún episodio eczémico.

Proceso de la sauna:

  1. Entrar a la cabina de la sauna y ponerse en un banco intermedio o superior (el situarse en el banco inferior sobrecarga el corazón, aunque se puede realizar una aclimatación progresiva ubicándose primero en los bancos inferiores para ir ascendiendo) y permanecer un máximo de 15 minutos.
  2. Salir e ir a la ducha. Primero bañarse a temperatura indiferente, bajándola progresivamente. Si nos metemos en un baño de inmersión frío justo después de salir de la sauna se pueden producir espasmos vasculares en las piernas, empeorando el estado inicial.
  3. Descansar relajado durante 10 o 15 minutos.

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat