Entrevista Javier Guzmán director de Justicia Alimentaria: “El hambre es un problema político”

"La seguridad alimentaria nos dice que toda persona debe tener acceso a una alimentación sana y equilibrada pero no dice nada de quién debe producir esos alimentos, ni de qué manera, ni a través de qué circuitos de comercialización. La Soberanía Alimentaria sí lo hace y, además, detalla cómo hay que llevarlo a cabo. En este sentido es un concepto más fuerte políticamente y por tanto más transformador".


Javier Guzmán director de Justicia AlimentariaJavier Guzmán es el director de Justicia Alimentaria, una asociación que defiende la necesidad de cambiar el sistema agroalimentario actual, que oprime y expulsa a las comunidades rurales, y destruye el medio ambiente. Hemos tenido una interesante conversación con él.

IEN: ¿Cómo surgió Justicia Alimentaria?

Javier Guzmán: Nacimos en el año 1987, un grupo de estudiantes y profesores de la Facultad de Veterinaria de la Universitat Autónoma de Barcelona crearon una asociación independiente para colaborar con países de América Latina y África en la mejora de los sistemas de salud animal y producción ganadera de pequeña escala, en ese momento se llamó Vetermón y después Veterinarios sin Fronteras. Con el tiempo fuimos evolucionando desde una concepción muy técnica del derecho a la alimentación hacia una visión en la que entendemos que el hambre es un problema político y que debíamos transformar la organización para poderlo abordar.

IEN: Habláis de Soberanía Alimentaria, ¿nos podrías explicar en qué consiste?

Javier Guzmán: La soberanía alimentaria es un concepto que fue introducido en 1996 por Vía Campesina en Roma, con motivo de la Cumbre Mundial de la Alimentación de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La sociedad civil fue llamada a contribuir a la Cumbre Mundial de la Alimentación en un foro paralelo, el Foro Mundial por la Seguridad Alimentaria, durante el cual la Vía Campesina lanzó este principio de la Soberanía Alimentaria. La seguridad alimentaria nos dice que toda persona debe tener acceso a una alimentación sana y equilibrada pero no dice nada de quién debe producir esos alimentos, ni de qué manera, ni a través de qué circuitos de comercialización. La Soberanía Alimentaria sí lo hace y, además, detalla cómo hay que llevarlo a cabo. En este sentido es un concepto más fuerte políticamente y por tanto más transformador. Es una respuesta a favor de poner por delante el derecho a la alimentación de las mayorías, de su control democrático y la apuesta por un mundo rural vivo enfrentado al actual modelo neoliberal basado en la exclusión y el oligopolio de algunas grandes empresas que perpetúan el hambre, y son causantes directos de la actual crisis climática.

IEN: Realmente la labor que estáis desarrollando es de vital importancia para dar visibilidad y defender la agricultura, a los agricultores, la alimentación natural… ¿con qué problemas os estáis encontrando?

Javier Guzmán: Sabemos que enfrentamos un modelo hegemónico alimentario con importantes intereses y por eso vamos encontrando diferentes problemas, dependiendo del lugar que trabajamos, que pueden ir desde presiones de empresas, dificultad para que nuestras campañas aparezcan en medios públicos, o para que puedan llegar a los parlamentos y órganos de decisión, y  en algunos países, situaciones aún más serias.

Javier Guzmán director de Justicia AlimentariaIEN: Estáis presentes en diferentes comunidades españolas y a nivel internacional en Honduras, Cuba, Uganda, Guatemala… ¿Dónde estáis observando que existe una mayor concienciación?

Javier Guzmán: Bueno, es difícil decir, depende mucho del contexto y circunstancias de cada país. En algunos países con más dificultades trabajamos directamente con comunidades campesinas luchando por el acceso al derecho a la alimentación y el control de los recursos, y en otros países de renta media, como RD Dominicana, pues vemos como la conciencia sobre los problemas que causa el modelo de alimentación globalizado está en aumento y comienzan a existir cada vez más  organizaciones y alianzas sociales que lo tienen en agenda

IEN: ¿Qué se puede hacer para lograr una mayor concienciación en torno a los alimentos y el medio ambiente?

Javier Guzmán: Para nosotros lo más importante es trabajar en 3 frentes. Por un lado, poder difundir información veraz al máximo de población, por otro lado crear alianzas con organizaciones de la sociedad civil para que las propuestas sean más compartidas y tengan fuerza, y por otro lado, trabajar sobre el cambio en las prácticas, es decir demostrar que un modelo alternativo de producción y consumo es posible, por eso trabajamos en la puesta en marcha de proyectos agroecológicos, mercados locales, circuitos cortos, compra pública de alimentos, etc..

IEN: Actualmente tenéis varias campañas activas una de ellas, “Dame veneno” centrada en la alimentación que nos daña y nos enferma, ¿cómo se está desarrollando?

Javier Guzmán: Para nosotros es una campaña muy importante, porque tenía como objetivo primero  y que pensamos que se ha logrado, el abrir un debate en el estado español sobre el impacto de la alimentación procesada en la salud, sobre todo de las poblaciones más vulnerable, y poner encima de la mesa políticas y propuestas para revertirlo. En esta última parte vamos más lentos, aunque hemos logrando algunos éxitos, como la aprobación en Catalunya del impuesto a las bebidas azucaradas, y seguimos trabajando por una regulación sobre la publicidad alimentaria infantil, etiquetados, etc…

IEN: De todas las campañas que habéis desarrollado en España, ¿cuál es la que ha llegado a más ciudadanos?

Javier Gúzman: No sabría decir, quizá la que más llegó fue la campaña de 25 gramos sobre el consumo de azúcar. Fue un momento dónde el azúcar en nuestro país tenía aún muy buena fama y estaba muy protegida por la industria y administración pública, y tanto el mensaje como los instrumentos que utilizamos, llegaron a muchos millones de personas, y pensamos que ha servido para que mucha gente tome conciencia sobre este asunto que estaba silenciado, como está también oculto la amenaza de la carne procesada y en eso estamos ahora. Anosotros nos gusta decir que encendemos luces, y abrimos ventanas en habitaciones que estaban muy oscuras.

 

, , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies