fbpx

5 alimentos naturales antiinflamatorios para cuidar la salud

La inflamación es una reacción defensiva que tienen todos los cuerpos: es un signo de que se está respondiendo a una agresión. Puede causar dolor y fatiga. Sin embargo, cuidar la dieta puede ayudarnos a reducir estos síntomas.

Ciertos nutrientes (vitaminas, minerales, oligoelementos…) actúan cómo antiinflamatorios naturales. Por lo tanto, ayudan a reducir la inflamación y a aliviar los síntomas asociados a la misma.

Alimentos naturales antiinflamatorios

En este artículo quiero compartir contigo 5 alimentos con propiedades antiinflamatorias y las razones por las que actúan de manera positiva sobre el organismo.

  1. Cúrcuma

Desintoxicante, antioxidante, antiestrés y antidepresivo, la cúrcuma (Curcuma longa) es también un poderoso antiinflamatorio natural. Una planta emblemática de la medicina ayurvédica, su rizoma contiene curcumina, un pigmento amarillo-naranja capaz de combatir eficazmente la inflamación.

Además de desempeñar un papel protector, la curcumina actúa dentro del proceso inflamatorio. Primero bloquea la proteína NF-κB que, en caso de mal funcionamiento, puede llevar a una respuesta inflamatoria e inmunológica excesiva. Si esto sucede, la curcumina actúa inhibiendo la actividad de las moléculas responsables de la inflamación.

El consumo de cúrcuma es particularmente interesante para aliviar el dolor asociado con la artritis, la osteoartritis, el reumatismo u otras enfermedades inflamatorias crónicas.

La cúrcuma puede consumirse como suplemento dietético, con mayor frecuencia en cápsulas, pero también es posible cocinar cúrcuma fresca o en polvo.  Su sabor cálido y picante va muy bien con las verduras, la carne blanca, el pescado y los camarones.

  1. Jengibre

El jengibre (Zingiber officinale), que se vende cómo afrodisíaco, está principalmente involucrado en la reducción de la inflamación. Originario de la India, produce rizomas ricos en gingerol, shogaol y paradol. Bajo estos extraños nombres se encuentran compuestos picantes con beneficios antiinflamatorios y de alivio del dolor.

El gingerol, el principal ingrediente activo del jengibre, protege las células de la inflamación y estimula las funciones del sistema inmunológico. Al mismo tiempo, protege contra el dolor de las articulaciones. Por eso el jengibre es un alimento de elección para el alivio de la artritis y el reumatismo inflamatorio.

Este alimento también puede reducir la inflamación muscular causada por la actividad física o los períodos dolorosos.

El jengibre fresco tiene un sabor picante y un aroma a limón. Si quieres usar rizoma fresco, puedes, por ejemplo, hacer un refrescante batido de manzana/plátano/jengibre. Como especia puede ser usada para condimentar tanto platos dulces como salados.

Otra idea para consumir jengibre es hacer una infusión de invierno.

  1. Moringa

La moringa (Moringa oleifera) es un árbol cuyas diferentes partes se utilizan en la medicina tradicional de la India. Reconocida como un remedio energizante, antioxidante e hipoglucémico (reduce los niveles de azúcar en la sangre), la moringa también tiene propiedades antiinflamatorias.

Le debe esta propiedad a los isotiocianatos y a la quercetina que contiene. La quercetina es un flavonoide conocido por reducir la inflamación y la respuesta inmunológica, especialmente en caso de reacciones alérgicas. En cuanto a los isotiocianatos, son compuestos organosulfúricos capaces de aliviar la inflamación crónica regulando los biomarcadores inflamatorios.

Esta disponible como suplemento dietético, aunque también es posible encontrar moringa en polvo. Tiene un sabor ligeramente picante y a limón. Puedes añadir polvo de moringa a tus zumos, batidos y yogures.

  1. Té verde

El té verde (Camellia sinensis) es bien conocido por sus efectos beneficiosos sobre el metabolismo, el peso y la desintoxicación. ¿Pero sabías que el té verde también tiene propiedades antiinflamatorias? Su riqueza en polifenoles lo hace interesante para prevenir la inflamación y aliviar síntomas como el dolor de las articulaciones.

El té verde también contiene galato de epigalocatequina (EGCG), un flavanol antiinflamatorio que reduce la producción de citoquinas. Finalmente, la acción del té verde se complementa con sus otros componentes: vitamina A, vitamina E, minerales, aminoácidos…

Este tipo de té puede ser consumido en su forma más clásica: como una bebida caliente o helada. Pero también puedes usar hojas de té verde en recetas dulces como el arroz con leche, el pastel o la panna cotta. También te invitamos a descubrir el matcha, un polvo verde que se obtiene moliendo hojas de té verde.

  1. Vegetales verdes

Y sí, la mayoría de las verduras verdes tienen una acción antiinflamatoria y te ayudarán a reducir el consumo de aspirina. Este es particularmente el caso de las coles como el brócoli, la coliflor, las coles de Bruselas y la col rizada. Todas estas cruces tienen una cosa en común: contienen sulforafano. Además de ser un antioxidante, este compuesto organo-sulfuro también reduce la producción de citoquinas pro-inflamatorias.

Mientras que la mayoría de las coles se comen cocidas, algunas también pueden comerse crudas, como la col de col (Brassica oleracea), que tiene un sabor muy suave. Cocínala en ensaladas, sopas, batidos y, por qué no, con patatas fritas.

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Abrir chat